Sin categoría

La virtud del orden

Los niños suelen ser muy desordenados, es como si lo llevaran en la genética, son pocos los que tras jugar con algún artilugio, muñeco, coche o lo que sea con lo que jueguen lo dejen todo colocado en su sitio. Muchos dicen que es una cuestión de educación, no de mala educación si no de una falta de estar encima de ellos desde pequeños para que sean ordenados y limpios.

Los niños se entretienen con algo, al segundo buscan otra cosa y desechan lo que tenían, esto ya no queda en su sitio y así les pasa con todo, van jugando con tantas cosas que luego olvidan devolver cada cosa a su lugar. También es cierto que cada vez tienen más cosas, cada vez sus habitaciones son más parecidas a jugueterías en lugar de espacios destinados al descanso. Lo mejor y más adecuado ante la falta de orden o la demasía de objetos en una habitación es la organización y la conseguiremos si conseguimos meter todo en las cajas adecuadas, en mercamaterial.es puedes encontrar un gran surtido de cajas y embalajes para guardar todo lo que necesites, además de clasificadores y archivadores para que guarden todos sus dibujos y sus documentos mas valiosos. También se puede comprar un amplio surtido de material de manualidades para que también refuercen su creatividad y desarrollen otras maneras de pasar el rato. Además con un poco de creatividad todas las cajas que compremos pueden ser antes de llenadas de cosas de los críos, un fuerte, un escondite secreto o un palacio en el que hay escondido un tesoro, la imaginación de los muchachos da para mucho, unas buenas cajas de distintos tamaños también.

Es muy importante inculcar a los niños el orden, que lo vean como algo positivo, como una virtud, así conseguiremos que el orden no sea un problema para ellos ni para las personas que convivan con ellos. Ser ordenados puede evitar algunos problemas cuando se va  creciendo, no se pierden las cosas, siempre se sabe donde están, la casa  siempre está recogida y lo mejor de todo es que no cuesta nada si se aprende desde pequeños. Por eso, si tus hijos son desordenados, todavía están a tiempo de cambiar el hábito y conseguir ser ordenados, empezar con poco u seguir con más, esa es la clave, así todos saldrán ganando, sobre todo la persona que recoge a diario lo que se queda por el medio.