Sin categoría

La importancia de tener un buen seguro

Todos vamos buscando lo mejor y más barato, todos vamos buscando aquello que nos cuesta poco y es a su vez de buena calidad, todos queremos tener muy buenos resultados y gastar poco. Es por eso que nos pasa en ocasiones que por querer tener todo no tenemos nada.

En lo que se refiere al coche por ejemplo, solemos ser muy exigentes pero no queremos gastar más dinero en las cosas más básicas. Queremos que no nos den problemas pero no queremos gastar mucho en el mantenimiento ni en las revisiones, queremos que no se estropee pero no lo cuidamos con buenos productos, queremos tener un buen seguro pero  no queremos pagar por ello.

Es por esto que ocurre a veces que no acertamos con el seguro adecuado para nuestro coche y para nuestras circunstancias. Si vivimos en una zona en la que la crecida de los ríos en época de lluvias es probable, lo suyo es que lo aseguremos para los siniestros por causas naturales, de lo contrario si por circunstancias de la vida tu coche está aparcado en un lugar en la que el agua llega y destroza todo lo que encuentra a su paso arrasara tu coche y no podrás exigir a tu seguro que te lo solucione puesto que no lo aseguraste para estas cosas.

En estos casos solo se puede hacer una cosa, es visitar http://www.cochesparadesguace.com/.
Un desguace que te tasará el vehículo por muy destrozado que este, te harán una oferta por él, casi siempre es una buena oferta y se encargaran e todos los tramites y los papeleos para dar de baja el coche en la dirección General de Tráfico. Cero molestias por tu parte.
La verdad es que lo ideal es poner al coche un seguro adecuado al uso que le das, si sales a menudo de viaje no puede faltar la asistencia en carretera, si vives en una zona conflictiva de la ciudad pagar un poco más y que este cubierto ante el robo, el incendio y la rotura de lunas no será un despilfarro de dinero. Ser conscientes de que los seguros se agarraran a un clavo ardiendo para no pagar nos evitará problemas, por eso es bueno contar con un plan b, un plan en el que el desguace se haga cargo de la situación y conseguir al menos algún dinero por el coche siniestrado.